Cuando entra aire en una cámara frigorífica, su contenido de humedad desciende  hasta el punto de rocío y el agua se condensa sobre las superficies frías, especialmente en las serpentinas del sistema de refrigeración. 

A medida que circula por el recinto, el aire se calienta y reduce su humedad relativa. El aire más templado quita humedad de cualquier superficie que pueda, incluyendo los vegetales. Esto ocasiona la pérdida de peso de las verduras y frutas, que puede alcanzar el 20%, y las células se vuelven menos turgentes, lo cual afecta la apariencia, calidad y vida útil de la producción. Todo esto reduce el valor de la mercadería.

¿La solución? Elevar la humedad relativa hasta un nivel en que se equipare con la de los vegetales. 

Las condiciones óptimas varían según el tipo específico de frutas, vegetales, flores u otro producto alimenticio almacenado. Sin embargo, en general se requiere una humedad de 95%rH a una temperatura justo por encima del congelamiento, pero incluso los vegetales almacenados en condiciones de menos frío se benefician con un nivel de humedad aproximado a 75%rH. La humedad requerida se introduce directamente en el aire, de manera uniforme en todo el recinto.

Y no termina allí la historia. Los mercados comerciales y muchos depósitos de distribución modernos mantenidos por cadenas de supermercados se benefician con una humidificación efectiva, así como también los gabinetes de exhibición y mostradores abiertos, porque esto ayuda a garantizar que la calidad de la mercadería se mantenga a través de la cadena de suministro. 

Algunos beneficios de la humidificación en el almacenamiento en frío de alimentos, hortalizas y frutas frescas:

  • Al incrementar la humedad relativa, se inhibe la pérdida de  humedad.
  • El nivel correcto de humedad asegura que la calidad del producto s mantendrá.
  • La apariencia de frutas y verduras frescas y recién cosechada, aumenta su valor.  
  • La rentabilidad aumenta al mantenerse el peso del producto. 
  • Al prolongarse el almacenamiento y la vida útil, se reducen los desperdicios.
  • La humidificación directa asegura el nivel correcto de humedad de forma homogénea en todo el depósito. De esta manera se mantiene la calidad de las frutas y verduras en toda la cámara. 
  • Un estricto control de humedad significa la humedad justa para las verduras justas.
  • Condair es la mejor elección en sistemas de humidificación directa, que cumple con las exigentes demandas de las cámaras frigoríficas. 

Algunos de nuestros clientes de cámaras frigoríficas y almacenes fríos:

    - Bell AG, Suiza

    - LIDL, Dinamarca

    - Dubai Flower Store, EAU

    - L C Lauridsen, Dinamarca

    - Woolworths, Sud��frica

    - Lammerfjorden, Dinamarca

    - Lantmännen-Hatting, Dinamarca

    - HB Refrigeración, Perú

    - Arla, Dinamarca

    - Beauvais, Dinamarca

    - Keller Fruechte & Gemuese, Suiza

    Otras industrias alimenticias en las que Condair aporta para su mayor rentabilidad: